Sentencia de la Audiencia Provincial de Vizcaya, Sección 1ª, núm. 18/2015 de 27 de marzo de 2015.

Los resultados de un registro en la sede de una asociación cannábica de Bilbao son objeto de análisis en esta sentencia, en la que se resuelve la acusación dirigida a los imputados, todos ellos miembros de la asociación implicada, por comisión de delitos contra la salud pública, de integración en grupo criminal y de asociación ilícita. Para ello, se procede a la valoración de la prueba practicada en el juicio oral.

Primeramente, de los resultados del análisis de las sustancias que fueron incautadas en la sede de la asociación, se confirmó que dieron positivo en cannabis y que el total de la cantidad incautada superaba los 10 kilos de peso, siendo calificada por ello de notoria importancia.

Seguidamente, se procede a valorar las pruebas documentales relacionadas con la actividad de la asociación y su fundación. En este sentido, es destacable el análisis del libro de registro de los socios, con el que comprueban la identificación individual que se lleva a cabo en la asociación de cada uno de los miembros y el control que se realizaba del consumo de cada uno de ellos. Sobre este aspecto, los acusados durante la celebración del juicio profundizaron más en esta cuestión y destacaron que los socios realizaban los cultivos y los resultados obtenidos se utilizaban para su consumo propio y no para dirigirlo a terceras personas.

Asimismo, los acusados insistieron en sus declaraciones, en aclarar que todos ellos previamente a la constitución de la asociación eran consumidores habituales de cannabis y que la fundaron, además de por los fines previstos estatutariamente, para consumir marihuana de calidad cultivada por ellos mismos que les garantizara una fiabilidad que no podían conseguir en la calle. Otra actuación de la que quisieron dejar constancia, consistía en que no todos los días podían asistir a la asociación por incompatibilidades laborales, familiares, distancia, etc., es por ello que en ocasiones retiraban de la sede una cantidad prevista para ser consumida varios días en sus respectivos domicilios, aunque en la sede hubiese habilitada una sala para el consumo.

Finalmente, de las valoraciones anteriores la Audiencia extrae las siguientes conclusiones: en primer lugar, confirma las labores de identificación de los socios en la asociación, el control que se hace de los mismos y de las cantidades que se retiran para su consumo individualizado que debe respetar unos límites señalados en relación a las previsiones de consumo; a continuación, sobre la retirada de una cantidad de sustancia para varios días y el hecho de que no la consumiesen en la sede social, a juicio de la Audiencia no desprestigia los fines sociales de la asociación ya que el autoconsumo no es punible y los socios se aseguran con esta actuación, el consumo de marihuana de buena calidad con el debido control que la asociación realiza con los diferentes medios de identificación y vigilancia sobre las cantidades que se retiran.

En base a estas conclusiones, y por aplicación de jurisprudencia relativa al asunto creadora del concepto de consumo compartido y del autoconsumo, la Audiencia absuelve a todos los acusados de los delitos por los que habían sido imputados.

Top

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies